Esperando la fecha

Por Eunice Rojas

El pasado 3 de febrero la Iglesia Católica Salvadoreña recibió una gran noticia: “El Papa Francisco ha aprobado un decreto que Mons. Óscar Arnulfo Romero es un mártir, confirmando el voto anterior de un panel de teólogos. El hecho ha llegado en la misma fecha—el 3 de febrero—en que Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador en 1977.

En Radio Paz se compartió un programa especial, con enlaces en vivo con el Obispo Auxiliar, Mons. Gregorio Rosa Chávez quien compartía: El Papa Francisco ha firmado el Decreto en donde declara a Mons. Romero Martir… a partir de hoy el Papa ha reconocido oficialmente que nuestro Pastor es mártir… estamos tan felices, tan agradecidos con Dios con esta noticias ¡Bendito sea Dios!


Más adelante en la misma franja matutina de la programación, uno de los postuladores de la Causa de Mons. Romero, el Párroco Mons. Rafael Urrutia de la Parroquia La Resurrección invitó a todo el clero arquidiocesano para que formaran parte de la Misa de Acción de Gracias por esta noticia, en esta celebración Eucarística compartió la homilía Mons. Gregorio Rosa Chávez quien invitó a pasar al micrófono a Mons. Ricardo Urioste, Presidente de la Fundación Monseñor Romero y al Padre Jaime Paredes, el último sacerdote que ordenó Mons. Romero.

Les compartimos las palabras los citados.




El día en el que el Papa Francisco aprobó el decreto que certifica el martirio de Mons. Romero inicia la espera para la fecha de la beatificación, se habla ya que su ubicación que será en San Salvador, en el monumento del Divino Salvador del Mundo y que podría ser encabezada por el Cardenal Amato de la Congregación para las Causas de los Santos. Mons. Jesús Delgado, quien fue el secretario privado de Mons. Romero ha estado en Roma para trabajar con las autoridades vaticanas sobre una fecha. Mons. Vincenzo Paglia Presidente del Pontificio Consejo para la Familia y Postulador de la Causa de Beatificación de Mons. Romero ha compartido varias conferencias de prensa en donde manifiesta su alegría por el rumbo que tiene ya esta causa que cada vez nos acercamos más a su realización.